Países bajos y planos sin fondo, ciudades de ateos sin luces, circos de desaparecidos


bank003190001ill161-300x246

*(pintura de Isaac Israels; titulado Cafe Chantant in de Nes te Amsterdam)

En Amsterdam yo vivia en Oost, cerca de lo que se denominaba el “Indische Buurt” o el barrio indones.

“Oost” era una manzana de edificios que antes de la segunda guerra mundial era poblada por familias no-cristianas; mi casa (que alquilaba

ilegalmente de un propretario y proxeneta quien me explotaba más que un poco) fue una vez habitada por la familia Meijer-Israels

(familia quizas del gran pintor holandés, Isaak Israels? pura asociación y deseo de mi parte) Todo la manzana

fue efectivamente despoblada de sus bichos ilustrados–ningún país europea en la historia de la guerra había colaborado con tanta fieldad y entusiasmo

como el grupo holandés, que agradecía al colono aleman de haber regalado la beca de un ”certificado la raza arya”

al tribu neerlandés.  Su membresía se demostro en como los judios fueron mas effectivamente borrados de Holanda

que de hasta Austria, Polonia u Alemania. Los que intentaron de escapar a las colonias caribeñas, en vez de conocer

el lujo y privilegio de un amo colonial, fueron condenados al labor forzado en las rafinaderías de petroleo y minas de bauxita

en las Antilias holandesas y Surinam.

Después de que Amsterdam zona del este fue despoblado, los holandeses importaron a la nueva poblacion: boers u calvinistas colonos

de Africa del Sur, los eventuales fundadores del Apartheid quienes, huyendo por cansancio de pelear las guerillas negras,  vinieron a vivir en las casas apropiadas y vacías de los anteriores dueños semitas.

Sur Africa fue básicamente una colonia holandesa, esto se concretizó después de ”las guerras de los boers” en la Sudáfrica.

“Boer” es una palabra holandesa que significa ”granjero”, lo mas tipico de los paises bajos, la idioma Afrikaans es nada mas que

un Holandés arcaico que yo entiendo perfectamente–el imperativo ”parate” en Afrikaans es “staan op” en holandés ”sta op”, Afrikaans quizas importo y perfeccionó todos sus conjugaciones del imperativo por motivos de practica.

Primero llego la Reconquista de los desamparados ‘boers”, colonos calvinistas, pero después vino la nueva población, lo que convirtió esa zona en

la picante “Manzana Indonesa”–a través de varios intentos de conservar sus colonias Indonesas, holanda decidio en recompensar

sus colaboradores y mercenarios indoneses con la más maxima recompensa, darles el amparo y privilegio de mudar a la madre tierra

real para poder vivir mas cerca de dios.

A veces por las noches vi la fantasma de Baruch Spinoza, bebiendo un cafe y buscando librerías u teatros que habían existido en su época y que aun tenían funciones y puertas abiertas a las 11 de la noche como hoy en Buenos Aires. Spinoza quejaba mucho que solo le permitían

pasear en su barrio antiguo después que el había muerto, después del proceso de provincialización y ”desbohemiación” de Amsterdam–

la Amsterdam cosmopolita, bohemia, atrevida y multi-etnica que una vez vivia, y que vemos las pinturas del gran pintor Nordico

Isaak Israels, ya no pulsa, ha sido extinguido. (Los retratos de las ciudades culturales holandesas pintados por Isaak Israels, son tan arcaicos y preciosos como las pinturas que hacia el pintor Saiache de la vida de Buenos Aires antes del Proceso, anterior de la Despasión impuesta por la decada de plomo) (plomo liquido y derretido que cayo sobre los cuerpos desnudos de los mas bellos  y mejores ejemplos de la generación joven, castigando y aniquilando a los cuerpos y alientos.)

Había una vez el Amsterdam que describió Heinrich Heine, inspirando su personaje autobiografico de Schnabelopowski, el nomade asimilado, un intelectual aventurero sin ley quien navega en una lancha hacia y desde Amsterdam, y cual Wagner robo convirtiéndole en el modelo para su ”Fliegende Hollander” Heine veia a Amsterdam como una zona bohemia, libre, marchando por lo menos siempre 60 años atrás de Alemania en el progreso de la civilización. Heine decía a otros poetas románticos de no idealizar la mujer pasional morocha del sur, porque según su teoría se escondía una pasión mas ardiente como una luna debajo de la piel y cabellera rubia de la Holandesa de Amsterdam (una porteña–Amsterdam es una puerta a los ríos y empresas de barcos) que solo parecía por fuera tener el frío Nórdico mientras por dentro vivía una llama mas grande que la de la española, todavía más violenta que la amante mulata francesa-caribeña de Baudelaire. Heine tuvo la fortuna de haber conocido una actriz de Amsterdam quien se desnudaba bailando como Salome en fiestas prohibidas y dejaba la cascara de una naranja sobre la cabeza del hombre quien ella había elegida como el mas bello, el deseado, el amado de la noche. Yo rompí mis piernas buscando esa actriz, me hice voluntario trabajando en el festival de teatro Fringe en Amsterdam del siglo 21 pero no la encontré–quizás fracasé, quizás ya no existía y yo soy un arqueólogo frustrado y humillado por la noche de la ciudad tolerante, húmeda de la Despasión infinita.

Asomando a mi ventana, vi al pobre Spinoza buscando un cafe abierto en la noche–pero el ritmo y calendario de la ciudad atea y liberal es verdaderamente calvinista, los cafes han apagado todos sus maquinas de agua caliente, de te y cafe despues de las 8 de la noche cuando la gente ya quieren dormir, Spinoza tiene que hacerse contento con comprar un helado de vanilla en una tienda de un Marroquí quien se abrio

las puertas en la noche solo para servir los inmigrantes musulmanes quienes están festejando los días del Ramadán de una manera hipócrita que tipifica la religiosidad Beréber.

Pobre filosofo reducido al anti-intelectualismo de comer helado–culpo a Holanda, que es como decía Ezequiel Martinez Estrada de Buenos Aires, una Cabeza de Goliath.

La propretaria de donde yo alquilaba resulta ser una embaucadora quien no era la dueña verdadera del edificio, sino un charlatan–la empresa inmobiliaria, nos agarro ambos, ellos quisieron mantener el edificio vacío mientras que subieran los precios del mercado de viviendas, y nos desalojaron a la calle, yo me acabe viviendo en el Bijlmer, una segunda cuidad al limitrofe de Amsterdam, que parece construido de castillos amarillos de plastico y donde vive la gran mayoría de la población inmigrante Africana y Afro-Caribeña del pais bajo y plano sin fondo y sin sombras.

links: http://napnieuws.nl/2013/02/20/zo-nu-en-dan-valt-er-iemand-in-de-gracht/

http://www.nouveaugreenwichvillage.com/Painting_Isaac_Israels.html

Imagenes de cuadros de Isaak Israels:

ImageImageImageImage

Image ____________> Image

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s